Riesgos laborales en las clínicas dentales ¿cuáles son los más frecuentes?

Riesgo laboral dentista

Desde la declaración de la OMS, de 1946 sobre el concepto de salud como estado de absoluto bienestar físico, mental  y social y no sólo como la ausencia de enfermedad, el concepto de salud ha ido variando a lo largo del tiempo. La odontología es una práctica no exenta de riesgos  laborales en las clínicas dentales para la salud de las personas que la ejercen. 

La Ley de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL) es en la actualidad la norma que regula todos los aspectos relacionados con los riesgos laborales en el centro de trabajo. En ella se refleja que todo profesional o empresario es responsable de su propia salud y de los trabajadores que están a su cargo.

El Odontólogo debe de ser consciente de la relevancia de velar por la seguridad del paciente, del equipo y por la suya propia. 

La realización de todo trabajo implica unos riesgos que pueden dar lugar a :

  • Accidentes de trabajo.
  • Enfermedades profesionales.

Riesgos laborales en las clínicas dentales más frecuentes

Queremos desarrollar en este punto las enfermedades y accidentes de trabajo a los que están expuestos los profesionales de la salud oral con el fin de que sean conscientes de ellos y  se puedan tomar las medidas oportunas para evitarlos.

tipos riesgos laborales clinica dental

Riesgos físicos

Estos son debidos al uso de instrumental, aparatología,  las instalaciones, riesgos eléctricos.

  • Traumatismos: Se puede producir la proyección hacia los ojos de cuerpos extraños, sarro, partículas minerales.
  • Ruido Ambiental: produce lesiones otológicas debido al ruido de la aparatología y el tiempo de exposición al material rotatorio. Se recomienda tener paredes insonorizadas y tapones auditivos.
  • Utilización del laser: La utilización de este aparato puede producir daños oculares, los láseres quirúrgicos desprenden gases con partículas cancerígenas. La prevención consiste en utilizar mascarillas adecuadas para los láseres y aspiración de alta intensidad para los humos tóxicos.
  • Iluminación:  Riesgo producido por la utilización de la luz halógena, esta produce daño ocular al poseer un rango de longitud de onda no atenuado por los filtros naturales del ojo. Importante utilizar protectores para los ojos y no mirar directamente a la luz.
  • Temperatura y humedad: Una temperatura agradable contribuye al mejor desempeño del trabaja odontológico. Si la temperatura es alta y el aire está saturado de humedad  se produce agotamiento, aumento de la temperatura corporal y esto puede producir trastornos respiratorios y circulatorios.
  • Ventilación: no debemos de desestimar el asegurarnos de tener las mejores condiciones atmosféricas posibles de  humedad, pureza  y movimiento. Todos somos conscientes sobre todo después de la experiencia vivida con el “COVID 19” de la importancia de mantener una correcta ventilación en nuestras clínicas dentales.

Riesgos profesionales en una clínica dental producidos por agentes químicos

Las intoxicaciones ocupacionales se producen por penetración del agente químico por tres vías;  la respiratoria, mediante inhalación,  la vía digestiva y  la piel y mucosas, en el caso de sustancias liposolubles.

En la consulta dental existen multitud de productos químicos que son peligrosos para la salud y pueden producir damos por acción directa o sensibilización indirecta. Esto lo convierte en uno de los riesgos laborales en las clínicas dentales más peligrosos.

Algunos de los materiales dentales a tener en cuenta en este sentido son:

  • El mercurio, elemento químico que se deposita en órganos ricos en lípidos como son el cerebro, hígado y riñón. Cuando sus niveles están por encima de los valores límites permisibles se presentan síntomas como; temblor, debilidad, escalofrío, irritabilidad, angustia, nauseas…
  • El Yeso, formol y otros antisépticos derivados del fenol, anestésicos locales, resinas acrílicas…
  • Alergia al Látex, es un material utilizado de manera imprescindible en las consultas dentales.
  • Primers dentales, son utilizado frecuentemente en odontología, puede ocasionar dermatitis de contacto.
  • Es importante que los dentistas y sus colaboradores utilicen protección necesaria para el uso de estos materiales. También es importante para la seguridad una correcta ventilación, y limitar las horas de trabajo con productos peligrosos.

Riesgo Biológico

Incluye afecciones bacterianas, virales, hongos y demás enfermedades parasitarias que puedan causar enfermedades.

La inoculación accidental con sangre de un paciente es el accidente laboral más frecuente en el sector sanitario y también en Odontología. Hay una estimación de que un dentista se puede pinchar entre 2-3 veces al año, sobre todo al principio de su carrera profesional.

Para prevenir este accidente laboral se deben de tener en cuenta las precauciones universales de la ADA (Asociación Dental Americana),  considerar a todos los pacientes como potencialmente infecciosos y utilizar medidas de barrera.

Las enfermedades transmisibles de mayor importancia son:

  • Hepatitis viral (A, B, D, E).
  • Infección por VIH-1.
  • Infección por herpes simples.
  • Tuberculosis.
  • Sífilis.
  • Gonorrea.
  • Faringitis aguda (viral o bacteriana).
  • Mononucleosis infecciosa.
  • Periodontitis epidérmica.
  • Influenza.
  • Rubeola.
  • Covid-19.

El virus de la Hepatitis B (VHB), además de poseer una elevada capacidad infectante sobrevive por tiempo considerable a temperatura ambiente. Por este motivo las medidas de desinfección que son eficaces para su inactividad son recomendables para el resto de microorganismos patógenos de mayor importancia para el personal dental.

Como normas de prevención se recomienda:  

  • La vacunación de personal del centro.
  • Normas de Higiene personal. Previo a comenzar con el trabajo diario es necesario que el personal retire los anillos o joyas. Lavarse las manos antes y después de cada tratamiento, dedicando como mínimo veinte segundos a la fricción.
  • Manejo del instrumental. Ser muy conscientes a la hora de trabajar en el uso del instrumental para evitar cortes…Tirar las agujas y material punzante en los recipientes establecidos con ese fin.
  • Barreras de protección. Gafas, guantes.

Sobrecargas físicas, riesgos laborales las consultas dentales

La utilización de distintos aparatos y guardar la misma postura durante horas puede provocar inflamación, dolor y contractura en la espalda, extremidades superiores, manos y muñecas.

Entre las patologías más comunes por sobrecarga física en odontología se encuentran:

  • Patología de la columna vertical. El dolor de espalda es un  riesgo laboral que sufren los dentistas en algún momento  de su vida laboral. Una mala posición en el box dental, sedentarismo, falta de tono muscular hace que los profesionales bucodentales tengan prevalencia a esta patología. Para prevenir se recomiendan estiramientos musculares especialmente indicados para profesionales odontológicos, silla dental adecuada, respetar tiempos de trabajo.
  • Patología de la mano.  El dentista es un trabajador manual. Los microtraumatismos de repetición producidos por vibraciones al usar fórceps, botadores, ultrasonidos…puede producir alteraciones vasculares y fibrosis retráctil de la aponeurosis palmar de la mano, entre otra serie de enfermedades. Para su prevención se aconseja adoptar posturas de trabajo con los grupos musculares de equilibrio.
  • Patología brazo y hombro. Al realizar movimientos forzados de extensión de codo y muñeca, como por ejemplo luxar un molar superior, se producen enfermedades tales como la epicondilitis o codo de dentista. Otra de las enfermedades relacionadas con estas patologías es la tendinitis del manguito de los rotadores u hombro del nadador, es más frecuente en ortodoncistas y cirujanos.

La postura de trabajo correcta permite al especialista mantener los pies apoyados en el suelo, brazos al cuerpo, antebrazos flexionados y alineados con las manos una visión en línea recta.

Riesgos debidos a la excesiva carga mental

El trabajo de un Odontólogo al igual que el del resto de los profesionales de la salud genera un alto nivel de estrés.

Junto con la responsabilidad profesional, el trabajo del odontólogo supone una gran concentración que muchas veces hace que el especialista acabe desbordado.

El 70% de los profesionales de la medicina sufren de estrés leve y casi el 18% sufren de un estrés agudo.

Dentro de estas patologías se encuentra:

  • Estrés laboral crónico. Los dentistas ocupan un lugar destacado por encima de médicos, bomberos, entre otros. Entre muchos de los factores que puede provocar esta enfermedad se encuentra el hecho de que en muchas ocasiones en dentista no solo tiene que ocuparse del plano técnico de tu trabajo sino también de la labor de gestión de su empresa (gestión de los equipos de trabajo, marketing..,)
  • Síndrome de degaste profesional o síndrome de Bournou. Es común entre los dentistas, se caracteriza por cansancio,  desgaste emocional y perdida de interés hacia los pacientes. Da lugar a actitudes defensivas o incluso agresivas.
  • Como medida preventiva es conveniente establece periodo de descanso entre los pacientes y organizar la actividad diaria. Generar un buen ambiente de trabajo. A nivel personal  realizar ejercicio físico, correcta alimentación, programas de relajación o disciplinas como el Yoga o el Mindfulness pueden ayudar mucho a sobrellevar su trabajo diario de forma relajada y disfrutando de su profesión.

Tener conocimiento de los Riesgos laborales en las  clínicas dentales es muy importante para poder tomar las medidas adecuadas y con ello prevenirlos.

 

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en linkedin
LinkedIn

Llámanos y te ayudamos

Estaremos encantados de resolver cualquier pregunta que tengas