Liderazgo y odontología emocionalmente inteligente

liderazgo-odontologia

El liderazgo y la odontología tienen un espacio común en el desafío, como cualquier organización, de desarrollar el capital humano que consiga liderar el cambio hacia la excelencia.

El liderazgo es la habilidad que se tiene para orientar y dirigir a un grupo de personas hacia el logro de una meta aplicando los conocimientos, aptitudes y actitudes personales. El modelo de liderazgo propuesto por Management dental es el liderazgo resonante el cual faculta al líder a sintonizar con los sentimientos de las personas y los encauza en una dirección emocionalmente positiva.

El líder resonante sabe generar en los demás el estado de ánimo adecuado a las circunstancias, utilizando su empatía, optimismo y el entusiasmo.

El liderazgo, la creatividad, la excelencia son habilidades para cualquiera, porque todos las tenemos al alcance de la mano.

Conseguimos una versión de nosotros mejorada, más completa. Porque todos somos únicos.

¿Qué pasaría si pudiéramos detectar y expandir esa singularidad? ¿Qué pasaría si nos pusiésemos a trabajar en adquirir ese registro de habilidades de liderazgo que hiciera que tu vida y tu trabajo fuesen mejores?, ¿Cómo te sentirías?, ¿Cómo sería un mundo compuesto con las mejores versiones de todas las personas?, ¿Merece la pena el esfuerzo por la grandeza, por ser líderes de nuestras vidas?

El camino hasta la cima es duro. ¿Pero cuál es la cima? Muchas organizaciones no saben adónde se dirigen en realidad…no han hecho el trabajo de catarsis, de autoanálisis, de entender dónde están, dónde quieren ir y lo más importante quiénes quieren ser.

Ser líder supone subir el umbral de las preguntas para conectar a las personas con la visión de fondo: No se trata de responderse ¿qué vamos a hacer? sino ¿quiénes vamos a ser?

El gran reto de las organizaciones en la actualidad es orientarse con mayor precisión a la satisfacción de sus clientes. Si bien el impulso de la innovación, mejora de los procesos, el uso de tecnologías y la creación de valor son factores decisivos, el gran factor a explotar es el factor humano. Sin las habilidades de liderazgo y la inteligencia emocional las organizaciones tienden a estancarse.

La inteligencia emocional se asienta fisiológicamente en los circuitos neuronales que conectan los centros ejecutivos del cerebro (en los lóbulos frontales) con el sistema límbico (centro cerebral que regula las emociones). Las señales que este sistema trasmite al resto del cuerpo son capaces de modificar la tasa hormonal, las funciones cardiovasculares y hasta la inmunología de otras personas. El sistema límbico hace que los líderes emocionales logren una poderosa influencia sobre el cerebro emocional de sus seguidores logrando estados de ánimo positivos que fortalecen las habilidades neuronales básicas para desempeñar bien el trabajo y alcanzar los objetivos organizacionales.

En contraposición, el estrés y la ansiedad acaban mermando seriamente la inteligencia emocional. Las personas estresadas reducen su empatía y tienen más dificultades en codificar las emociones de los demás dificultando las relaciones y disminuyendo el rendimiento del grupo. Según estudios realizados por Goleman y Boyatzis, el 20 y 30 por ciento del rendimiento depende directamente del clima emocional del grupo. A su vez, dicho clima depende entre un 50 y un 70 por ciento de las acciones del líder.

El líderargo emocionalmente inteligente

El líder posee las competencias de la inteligencia emocional desarrolladas.

  1. Dominios competencia personal: Determinan cómo nos relacionamos con nosotros mismos. Las competencias que se derivan de los mismos son la conciencia emocional, la valoración adecuada la confianza en uno mismo, el autocontrol emocional, la transparencia, la adaptabilidad, el logro, la iniciativa y el optimismo
  2. Dominios de la competencia social: Determinan cómo nos relacionamos con los demás. Estas competencias son la empatía, conciencia de la organización, servicio, liderazgo inspirado, influencia, desarrollo de los demás, catalizar el cambio, gestión de conflicto y trabajo en equipo y colaboración.

En Enfoque Dental hemos recogido las principales enseñanzas de los grandes gurús del desarrollo profesional, management, liderazgo y coaching aplicado en la práctica y las hemos alineado en una estructura de contenidos coherente. Nuestros talleres sobre liderazgo son experiencias didácticas condensadas en muchos libros y mucha experiencia. Algunos de los autores y libros de referencia son El ejecutivo efectivo- Peter Drucker, En búsqueda de la excelencia- Tom Peters, Los siete hábitos de las personas altamente efectivas y El Octavo hábito- Stephen Covey, Como ganar amigos e influir sobre las personas- D. Carneggie, Inteligencia emocional- Daniel Goleman y Liderazgo resonante- Daniel Goleman y M. Boyatzis, Peter Senge- La quinta disciplina- Peter Senge e Inteligencias múltiples- Howard Gardner y El hombre en busca de sentido de Viktor Frankl

Hemos asimismo incluido conceptos de neurociencia para poder explicar las razones científicas y bases del liderazgo e inteligencia emocional

Hemos conseguido que la información teórica y la parte práctica tengan un flujo sinérgico y que los conceptos queden interconectados para una comprensión lógica y gradual de los pasos que conducen al liderazgo excelente.

Los desafíos de cada clínica dental es diferente. Por ello, aunque las bases del liderazgo sean similares debemos adaptar la formación a las necesidades de cada clínica y al tipo de profesional que recibe la acción formativa. Por ello, es diferente una acción formativa dirigida a un cuerpo directivo de una cadena de clínicas dentales con mucha experiencia que a un dentista novel que tiene que gestionar personas por primera vez en su vida.

El ejercicio del liderazgo no se agota en los managers sino que cualquier profesional debe ser un líder capaz de generar las condiciones laborales que se precisan para alcanzar la excelencia. De hecho, dedicaremos una publicación solo a tratar este concepto conocido como liderazgo esférico.
En Enfoque dental apostamos por un modelo de liderazgo esférico que es la versión más evolucionada del concepto de liderazgo. Cualquier trabajador puede (y debe) ejercer el liderazgo sin que tenga que incurrir en la autoridad. Ejercer el liderazgo esférico significa ser proactivo al tomar la iniciativa frente a los desafíos de cada día, generar un ambiente de trabajo y colaboración mutua, apostar por la sinergia interdepartamental, evitar la procrastinación y ser resiliente ante el cambio. Significa en definitiva ser más eficaz y conectar con el potencial de todos. Según este paradigma,

Las organizaciones a menudo no ofrecen el caldo de cultivo adecuado para que el profesional despliegue sus habilidades. Una organización ideal es aquella que apuesta por el potencial de cada trabajador y logra alinearlo con los objetivos organizacionales. Crear una cultura de empoderamiento, de iniciativa, de reconocimiento para lograr una organización que responda a los criterios de Institución positiva que bautizó Martin Seligman en su psicología positiva.

El liderazgo no es sólo cosa de los jefes

Existe falsamente arraigado en la conciencia popular que el concepto de liderazgo está circunscrito a los jefes. Nosotros pensamos que cualquier persona puede ser un líder. Un líder no manda, un líder también debe servir. Un líder no improvisa, un líder trabaja con la guía de una reunión difícil. Un líder no es arrogante, que puede pedir disculpas si se ha equivocado. Un líder no se queda las amistades acerca de sus colaboradores, sino que las hace saber Un líder no evita conversaciones difíciles, sino que es capaz de dialogar para llegar a consensos.
Por todo ello, y por muchas cosas más, cualquier persona debe ser líder. En el caso de un odontólogo, el liderazgo debe trabajar con su equipo de colaboradores, sus jefes, sus alumnos, todas las personas con las que trabaja.

Muy importante en el proceso de aprendizaje para ser un buen líder en una clínica dental, es decir, hacer un buen equipo y relacionarse eficazmente con las empresas como los laboratorios de laboratorio, comerciales, depósitos dentales, otros dentistas.
Aquí entramos de lleno en el concepto tan importante de liderazgo esférico. Es decir, establecemos relaciones eficaces a 360 grados con personas profesionales-personas-patinetas con los que el dentista tiene objetivos a cumplir. Esta exigencia es clave, ya que muchos son los protagonistas-actores de este entramado relacional. Asegurarse de tener un clima de trabajo y colaboración eficaz en acercarse a la excelencia.
Estamos en una sociedad en la que no hay suficiente con eso, hay que tratar de alcanzar la excelencia y con respecto al trabajo en la clínica dental la excelencia no solo depende de los tratamientos realizados, sino también del trato con el paciente y cómo puedo atenderlo influir en que la experiencia del tratamiento sea positiva.

Los siete aspectos del dentista líder.

Un odontólogo con habilidades de liderazgo, lograr generar a su alrededor un ambiente de eficacia, compromiso, satisfacción laboral y visión compartida.

  1. El dentista líder es un gestor emocional que logra ser empático con sus colaboradores pero al mismo tiempo establece y transmite con claridad y firmeza las prácticas profesionales que conducen al éxito y que han sido cumplidas.
  2. El dentista líder detecta cuáles son las fortalezas y debilidades de cada colaborador y del grupo de trabajo. Por lo tanto , asigna las tareas según estas competencias y elabora una agenda de aprendizaje para desarrollar las fortalezas y trabajar en las áreas de mejora para el grupo y para cada uno de las personas individualmente.
  3. El dentista líder es un profesional que da ejemplo con su fuerte ética de trabajo y que estimula la sana competitividad al interno de la clínica.
  4. El dentista líder sabe dar feedback a sus colaboradores de manera eficaz.
  5. El dentista líder sabe que su tarea es abanderar el cambio positivo y que para ello necesita desarrollar relaciones personales que faculten el compromiso general por ello le preocupa el clima laboral y que las relaciones al interno de la clínica sean positivas.
  6. El dentista líder tiene claramente identificado cuál es su estilo de liderazgo y sabe cuáles son sus fortalezas como líder.
  7. El dentista líder asume qué competencias de inteligencia emocional son susceptibles de desarrollo y adopta pautas basadas en aquellos modelos de liderazgo que no suele usar.
Pedro Morchón Camino Director de Enfoque dental Coach certificado por Asociación española de coaching ejecutivo (AECOP) y la Asociación española de programación neurolingüística (AEPNL) Teléfono: 671038509 / Email: info@enfoquedental.com
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Llámanos y te ayudamos

Estaremos encantados de resolver cualquier pregunta que tengas

MBA GESTIÓN CLÍNICAS DENTALES

Descubre la metodología de éxito que las mejores Clínicas Dentales del Mundo aplicar para aumentar un +27% su facturación anual.
Método Blended. Inicio Octubre 2021. Plazas Limitadas.