Tiempo de vida de un paciente en una clínica dental

tiempo-vida-paciente

Tiempo de vida de un paciente en una clínica dental.

Haciendo alusión a los comportamientos de los pacientes satisfechos y leales a la clínica, vamos a definir lo que es el life time value de un paciente. Tomando la definición que nos brinda Wikipedia: «valor del tiempo de vida del cliente es un principio de marketing de visión a largo plazo que toma en consideración el valor de un cliente en la relación que mantiene con la compañía a lo largo del tiempo». Adaptando este concepto a un paciente de una clínica dental, implicaría los beneficios que un paciente genera en una clínica dental a lo largo del tiempo. De esos beneficios, ¿cuál sería el impacto de la recomendación a largo plazo de, por ejemplo, 20 años? Una estimación aproximada sería la siguiente:

 

  • Valor cada 5 años por paciente: considerando que los tratamientos de pequeño tamaño por año alcanzan aproximadamente 250 euros, un tratamiento mayor cada cinco años unos 1000 euros, y revenue cada 5 años por paciente 2250 euros, cada 20 años implicaría 9000 euros.

 

Si un paciente lleva a cabo una recomendación que concluya en un nuevo paciente cada 5 años, se traduce en cuatro recomendaciones cada 20 años. Por lo tanto obtenemos 4*9000 euros = 36000 euros en total, todo ello sin considerar lo que a su vez puedan generar los nuevos pacientes en este círculo virtuoso de experiencia extraordinaria-fidelización-posterior recomendación. Y finalmente, considerando el tiempo de vida de un paciente en torno a los 20 años, obtenemos ganancias de:

Total life time value de un paciente: 36000 euros + 9000 euros = 45000 euros

Con estos sencillos cálculos pretendemos trasladar a lo económico la importancia de la recomendación.

 

Pacientes satisfechos y fieles.

Giuseppe Tomasi di Lampedusa, en el Gatopardo, decía que si queremos que todo siga igual necesitamos que todo cambie. El cambio es novedad, y cómo comentaba Azorín en una tertulia con varios escritores de la generación del 98, la verdadera novedad está en la lectura de los clásicos.

Hablando de clásicos, quisiera sacar del olvido un médico inglés llamado Thomas Sydenham (1624-1689). Estudió en Oxford y ejerció de médico en Londres. Seguramente el doctor más importante de su época, fue apodado el “Hipócrates inglés”. Durante todos sus años de profesión, su trabajo se caracterizó por implicar siempre estrecho contacto con el paciente. Un día, mantuvo una conversación con un alumno que acababa de concluir la carrera. El alumno le preguntó: “Doctor he concluido mis estudios… ¿Qué libro me recomienda?”, a lo que el médico le respondió: “Vuelva a las humanidades, lea Don Quijote de la Mancha, y después empiece a ejercer la Medicina.”

Personalmente yo no iría tan lejos recomendando el Quijote, pero creo que un doctor (médico o dentista) debería leer a ciertos doctores humanistas españoles como Gregorio Marañón, Tornico Linares, Ramón y Cajal, Pedro Laín Entralgo, así como al argentino Paco de Maglio y al peruano Honorio Delgado. Porque es precisamente ahora, con el auge de las nuevas tecnologías, de los smartphones, de los programas de gestión, de la ingeniería tisular, de la nanotecnología, o el auge de las células madre, cuando necesitamos más que nunca no perder de vista lo nuclear de la Medicina (y por supuesto de la Odontología), que es la relación trascendental y casi sagrada entre doctor y paciente.

 

Pedro Morchón Camino

Director de Enfoque dental

Coach certificado por Asociación española de coaching ejecutivo (AECOP) y la Asociación española de programación neurolingüística (AEPNL)

Teléfono: 671038509 / Email: info@enfoquedental.com

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn