Odontofobia: el miedo a la visita al dentista en una clínica dental.

Respecto a la ansiedad dental u odontofobia: pertenece a la cultura colectiva, hay ciertas imágenes del dentista difíciles de erradicar que están asociadas al dolor y la sangre, seguramente ligadas a la niñez, a las primeras experiencias desagradables con los médicos. Además, el uso inevitable de agujas en la práctica odontológica incurre en una de las fobias habituales de los pacientes: el miedo irracional a ser tratados con tal instrumental. En este sentido, es importante la “intervención emocional” del dentista si tenemos en cuenta que una de cada cuatro personas no acude a una clínica dental salvo que sea una urgencia, y un 10% de la población padece odontofobia o pánico al dentista. Como parte de la anamnesis, sería interesante preguntar al paciente si  ha tenido algún tipo de trauma previo con el dentista.

El doctor nunca debe de restar importancia a aquello que sí lo es para el paciente. Ante una reacción de temor, el dentista que responde con un lenguaje no verbal de incredulidad o minimizando la importancia de la situación con frases hechas, puede estar contribuyendo a aumentar aún más sus niveles de ansiedad. En esta línea, la Dra. Mary Funnell de la Michigan University, en su experiencia con pacientes diabéticos, asevera que el doctor debería validar los sentimientos del paciente de miedo como normales y su capacidad para gestionar el problema en vez de decir todo irá bien. Al empatizar con el paciente y generar un clima de confianza, se le permite a éste explicar al doctor qué razones le llevan a tener miedo. Durante dicha explicación, el doctor debe de permanecer en silencio mientras realiza una escucha activa, con atención total. A continuación, una vez que el paciente ha comunicado todo lo que ha considerado necesario acerca de su ansiedad, el doctor debe explicarle de una manera directa y clara en qué va a consistir la intervención, y en qué momentos puede sentir una cierta molestia (sin mencionar la palabra dolor), transmitiendo la seguridad de su destreza clínica y de que hará todo lo posible para evitar esa molestia. Explicar detalladamente utilizando recursos como fotos, vídeos, dibujos y esquemas, disminuye el desconocimiento e inseguridad que suelen tener los pacientes.

Quisiera destacar el trabajo de investigación sobre odontofobia que ha llevado a cabo el Dr. Rojas Alcayaga, Cirujano Dentista y Licenciado en Psicología por la Universidad de Chile. El Dr. Rojas afirma en sus trabajos de investigación que la odontofobia procede de procesos psicológicos sociales. Además, estudió empíricamente que cuando aumentamos el tiempo de visualización ante la fuente del dolor (la aguja de la anestesia, por ejemplo) el paciente experimenta más dolor. Por ello, es altamente aconsejable que la aguja con la anestesia permanezca fuera de la visión del paciente.

Así mismo ha de tenerse en consideración, como descubrieron empíricamente los Doctores Scott y Hirschman, que existen pacientes con un umbral del dolor más bajo que otros, por lo que éstas personas tienen a priori una mayor propensión a experimentar dolor y, por ende, una mayor ansiedad ante cualquier tratamiento y/o intervención dental.

Hay un número de publicaciones científicas interesantes en caso de que se desee indagar más en este tema. Algunas se citan a continuación:

  • Berge, Veerkamp y Prims. Escala de Ansiedad Dental (EAD). El estudio comprende una investigación con 2200 niños alemanes. Las conclusiones muestran que el uso del torno, las inyecciones y el sofocamiento, son las principales fuentes de odontofobia.
  • Fernández Parra (1994). En su investigación concluye que la génesis del miedo y la ansiedad dental procede de la visión de la jeringa y el ruido del torno.
  • Schuller (2003). El Dr. Schuller llevó a cabo una investigación con 1365 noruegos entre 35 y 65 años. Sus resultados muestran una relación directa entre la alta ansiedad y la baja salud oral.

 

Hoy en día, algunas prácticas que se usan para minimizar la ansiedad dental en los pacientes son:

  • Dispositivos que prácticamente eliminan el ruido de las herramientas.
  • Utilizar música ambiental, así como colocar revistas entretenidas en la sala de espera (un 89% de los pacientes considera que la música les ayuda a relajarse, y un 75% valora positivamente la presencia de revistas).
  • La utilización de dispensadores de olor, adaptados al sistema de aire acondicionado, que mitiguen el olor a clínica dental.
  • Visualización de películas (incluso en 3D con gafas de realidad virtual, para no dificultar el trabajo del odontólogo) que permitan al paciente abstraerse completamente de la intervención odontológica.
  • Sedación consciente o anestesia general para casos de verdadera odontofobia.

 

Pedro Morchón Camino

Director Enfoque dental

Teléfono: 671038509

pedromorchon@enfoquedental.com

www.enfoquedental.com

Bienvenido a la (r)evolución de las clínicas dentales tradicionales

CONTACTANOS