Liderazgo y odontología

liderazgo-odontologia

Liderazgo y odontología.

Cuanto más investigo sobre liderazgo, neurociencia, management, gestión por competencias, cuadro integral, PNL… Más me doy cuenta de que son conceptos definitivamente conectados e interdependientes. Deseo huir de la estructura de muchos programas formativos que no abren puertas si no que nos obligan a transitar de nuevo a través de los mismos esquemas mentales.

Tengo muchas anécdotas en mi vida profesional como consultor. Hace un par de años, en una conferencia que impartí en un Congreso Internacional, hablé acerca del potencial de las personas y de la estrategia de diferenciación de una clínica dental.

Cuando acabé la conferencia, se acercó a mí una chica joven y me comentó que había acabado la carrera de Odontología hacía cinco años y llevaba trabajando en una clínica de Madrid desde hace cuatro. Remarcó que su sueño profesional era llegar a tener su propia clínica, y por ello, estaba estudiando por su cuenta temas de gestión dental, coaching, liderazgo… Dijo que había venido a escucharme porque le interesaba mucho el tema. Recalcó en aspectos que yo había enfatizado durante la conferencia, como la importancia de que un manager de una clínica detecte y sea consciente de aquellos aspectos en los que sus profesionales son buenos, así como el tener en cuenta las posibles áreas de mejora. Había comprendido perfectamente lo expuesto durante mi charla. Me preguntó si no se necesitaría trabajar primero en aquellos aspectos que supusieran una mejora, a lo cual le respondí que no tenemos por qué elegir entre enfocarnos en las áreas de mejora o en las praxis excelentes específicamente, pues lo necesitamos todo, pero que es más eficaz focalizarse inicialmente en el potencial.

Este es un tema que invita a reflexionar acerca de los distintos aspectos de gestión de una clínica. Por ejemplo, La Clínica González Tuñón, en Oviedo,  tiene entre su personal varios odontólogos muy competentes y con una gran proyección profesional. Todos tienen numerosos estudios de postgrado en centros de formación reconocidos internacionalmente, como por ejemplo el Kois. Uno de ellos, el Dr. Frieyro, tiene un perfil de intervención con los pacientes que encaja muy bien con aquellos que llegan a la consulta con un nivel de ansiedad alto ante la Odontología. Además, es una persona muy paciente y tranquila cuya principal característica es su versatilidad ante las personas. Por esta razón, puede tratar desde un adolescente hasta un anciano con gran efectividad. Por otra parte, conozco otra dentista de Barcelona que tiene una conexión personal casi automática con los niños, lo cual la convierte en una odontopediatra con un estilo pedagógico excelente a la hora de explicar el tratamiento a los menores de forma cercana y clara. Así mismo, el Dr. Aldo Lucero de Clínicas DEA de Almería, tiene una personalidad cercana a la par que rigurosa.

En todas las clínicas que he mencionado, los recepcionistas son conocedores de estas habilidades, por lo que en la medida de lo posible, asignan a los pacientes a cada doctor dependiendo del perfil al que correspondan.

Los resultados que un equipo de trabajo obtiene se corresponden con esta fórmula:

Resultados = Potencial-Interferencias

Por ejemplo, si los resultados que obtengo son 7 y mi potencial es de 10, estamos restando 3 puntos debido a las interferencias. En este sentido, podemos (y debemos) aumentar el potencial, para acercarlo a la máxima puntuación. Y el primer paso para aumentar el potencial es saber identificarlo. Solo así podemos lograr aumentarlo. Generalmente, los managers se fijan solamente en aquello que hacemos mal, para intentar que se deje de realizar así (a menudo con técnicas poco productivas). Es decir, intentan convertir el 3 en 2.

Existen varios conceptos de management que se pueden aplicar en una clínica dental que tienen que ver con la detección del potencial. Éstos son la DAFO y la regla de Pareto. La DAFO hace referencia a la detección en la clínica de las Debilidades (de la propia clínica), Amenazas (del mercado), Fortalezas (de la clínica) y Oportunidades (del mercado). En este sentido, las Fortalezas son el potencial. Por otra parte, la regla de Pareto consiste en detectar el 20% de las acciones que generan el 80% de los resultados.

Un análisis de procesos permite evaluar en nuestra clínica dental estos procesos para determinar su estado. Aquella chica que se acercó tras mi conferencia en el Congreso Internacional, me comentó respecto a esta cuestión que, en su clínica dental, ese 20% de acciones de las que habla la regla de Pareto estaban seguramente ligadas a aspectos de excelencia, que implicaban odontólogos muy preparados y con una dilatada experiencia. Me comentó que su plus residía en que contaban con protocolos concretos de intervención con los pacientes de manera que todos sabían cuál era la secuencia de la intervención idónea.

Así pues, es importante profundizar en la filosofía de buscar los aspectos positivos diferenciadores de los profesionales que componen nuestra clínica dental, para poder luego acentuarlos. Para esta labor, recomiendo los siguientes libros: El modelo del círculo de oro de Simon Sinek, La cadena de valor de Michael Porter, La estrategia de los Océanos azules de Reneé Mauborgne, y W. Chan Kim, y Los ocho aceleradores de John P. Kotter.

Siempre es una grata experiencia intercambiar palabras con otros profesionales sobre aspectos de nuestro trabajo. El conocimiento compartido es un motor que mueve el mundo.

Pedro Morchón Camino

Director de Enfoque dental

Coach certificado por Asociación española de coaching ejecutivo (AECOP) y la Asociación española de programación neurolingüística (AEPNL)

Teléfono: 671038509 / Email: info@enfoquedental.com

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn