La psicología positiva en las clínicas dentales

psicologia-positiva-clinicas-dentales

La psicología positiva en las clínicas dentales.

La psicología positiva aparece en el campo científico de la Psicología como la búsqueda de comprensión de los procesos que subyacen las cualidades y emociones positivas del ser humano. Uno de los pilares básicos de la psicología positiva es su orientación preventiva, mediante herramientas que permitan prevenir el malestar emocional a través del entrenamiento de estrategias que nos hacen más fuertes y más sanos.

La psicología positiva surge como reacción ante la centralización del estudio en la patología del ser humano, relegando a un segundo plano las características positivas del mismo (Seligman y Csikszentmihalyi, 2000), generando una posible visión disfuncional de la naturaleza humana (Gilham y Seligman, 1999).

La psicología positiva bien entendida insiste en la construcción de competencias y en la prevención de la enfermedad psicológica. Bajo esta intuición, en el año 2000, los padres de la psicología positiva, Seligman y Csikszentmihalyi, consideraron que aspectos como la alegría, el optimismo, la creatividad, el humor o la ilusión habían sido explicados superficialmente, y no se había reparado ni valorado en el aspecto sanador que supone su refuerzo en los procesos psicológicos con los pacientes.

La utilización de la psicología positiva en el campo de la Odontología posibilita una mayor calidad de vida del paciente atenuando los trastornos de ansiedad resultantes de la enfermedad. La psicología positiva estudia cómo el espíritu de lucha influye en el curso de una patología y puede tener efectos beneficiosos contra la enfermedad y, combinada con otros tratamientos adecuados a dicha patología, puede contribuir a su solución). En este sentido, puede ayudar al paciente a consolidar hábitos de vida saludables, logrando aumentar la resiliencia y atenuando los eventuales trastornos en la estabilidad personal debido a situaciones derivadas de la enfermedad.

La psicología positiva en su contexto práctico pone especial acento en el desarrollo de la empatía por parte del odontólogo. Ésta constituye uno de los fundamentos del vínculo médico, ya que su uso demuestra interés personal por el paciente al conocer sus características y entender sus necesidades.

Sin embargo, debemos ser cautelosos con el uso de la psicología positiva. Si bien ésta ofrece un ideario de actitudes y conductas que pueden ayudar a un paciente a superar su enfermedad, nunca podrá, por sí sola, solucionar esa enfermedad. En muchas ocasiones, se le dice a la persona que padece que “debe ser fuerte y luchar”, pero no siempre es fácil conseguir eso cuando uno tiene un problema, y poner el foco de la solución en una actitud personal del individuo genera una gran presión sobre él, y puede tener justamente el efecto contrario: que el paciente se sienta peor si no logra ser fuerte ante la adversidad. Debemos huir de la dictadura de la felicidad y utilizar correctamente el estudio de las emociones positivas y de las conductas que las generan. Sin embargo, nunca debe de obviarse que, además de variables personales (como pueden ser esas emociones positivas o negativas), depende el individuo del contexto en el que vive, del cual no es ajeno, y del que provienen muchos de los problemas que padece. Depresiones y ansiedad fruto de la precariedad laboral son problemas tratados individualmente que tienen un origen social. Que disminuya el número de pacientes en nuestra clínica también puede ser producto de la situación económica del país. Poner sólo el foco del fracaso (o del padecimiento de ansiedad o depresión) en el individuo, le hace totalmente responsable de sus emociones, sin tener en cuenta que es el contexto de la persona quien las genera.

Teniendo en cuenta esto, el uso de la psicología positiva es adecuado para promover las fortalezas de una persona, y resulta interesante que el odontólogo tenga conocimientos de las herramientas que pueden incrementar esas fortalezas en sus pacientes (y en sí mismo) para ayudarle en su práctica profesional. Si el dentista es capaz de promover la empatía hacia la persona que tiene que tratar, o la resiliencia en su paciente, está ayudando a éste durante el tránsito de su enfermedad.

Pedro Morchón Camino

Director de Enfoque dental

Coach certificado por Asociación española de coaching ejecutivo (AECOP) y la Asociación española de programación neurolingüística (AEPNL)

Teléfono: 671038509 / Email: info@enfoquedental.com

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn