España se encuentra inmersa en una situación alarmante causada por el nuevo virus 2019-nCOV (coronavirus), que ha sido declarado como pandemia. El Consejo General de Dentistas de España ha decidido facilitar a todos los odontólogos del país la mayor cantidad de información científica y precisa con respecto al tema, con el fin de proporcionar herramientas adecuadas para la prevención y el control de este virus en la clínica dental.

Coronavirus: ¿Qué es?

A finales del año pasado, específicamente en la provincia de Wuhan, China. Fue detectado un nuevo virus: El 2019-nCOV, cuya enfermedad producida es el COVID-19 coronavirus. Este virus pertenece a la familia de los Coronaviridae del tipo RNA.

Es una afección respiratoria, que se transmite de persona a persona y que fue identificada por primera vez en China. Hasta el momento ya se supera el millón de casos a lo largo de todo el mundo.

Hasta los momentos se sabe que el virus ha pasado de una especie animal al ser humano, aunque se desconoce específicamente de cuál o de cuáles. Se tiene conocimiento de que la estructura del virus está compuesta por espigas proteicas, las mismas que el resto de los coronavirus.

No se sabe a ciencia cierta cuál es el tiempo en el que el virus sobrevive en el medio ambiente, pero algunos estudios sugieren que puede ser entre 6-8 horas, pero que podría permanecer activo durante algunos días, sobre todo en algunas superficies.

Los síntomas más comunes de esta enfermedad son: Fiebre, tos y dificultad para respirar. Los casos más graves surgen por un cuadro de neumonía en ambos pulmones, afectando de mayor forma a los pacientes que tienen alguna patología crónica previa y a personas de edad avanzada.

¿Cuál es la situación actual del COVID19?

Aunque se trata de una pandemia, lo particular de este virus es su rápida expansión y en cuanto a la letalidad, se considera relativamente baja, siendo del 2% en Europa. Hay que tener en cuenta que los riesgos aumentan cuando se trata de personas afectadas mayores de 60 años.

Asimismo, pacientes con otras patologías previas como la diabetes, problemas cardiovasculares o respiratorios, también se encuentran en alto riesgo. Hasta el 10 de marzo de 2020, los números arrojan que existen 119.000 infectados, 4200 personas fallecidas y 65.123 que han sido curadas, pero con el pasar de los días, estas cifras se han ido incrementando.

Son 105 países los que se encuentran afectados por el coronavirus, en España se reportan al menos 1700 casos y 36 personas fallecidas.

¿Cuáles son las características del virus?

Los síntomas que se presentan tras contraer el coronavirus son:

  • Fiebre.
  • Tos.
  • Sensación de cansancio.
  • Producción de esputo.

Algunos pacientes pueden presentar neumonía, lo que complica la enfermedad. Adicionalmente, puede haber síndrome respiratorio agudo, insuficiencia o fallo renal. Esto podría provocar la muerte del afectado.

La mortalidad es más baja cuando se trata de pacientes cuya edad es menor a 60 años, también influye el historial de enfermedades previas que hayan podido presentar.

Coronavirus: ¿Cómo se transmite?

Los medios de transmisión son directos, se transmite mediante la tos o los estornudos. También por mantener contacto a través de mucosas, ya sean orales, nasales y oculares.

Otra de las vías es la saliva, razón por la que fácilmente podría transmitirse entre pacientes y profesionales, teniendo en cuenta que la labor odontológica requiere cercanía.

Preguntas básicas que hay que hacerles a los pacientes

Hay que consultar si:

  • El paciente ha presentado fiebre en las últimas dos semanas.
  • Ha presentado algún problema respiratorio.
  • En los últimos días ha viajado a países que han estado en riesgo de coronavirus.
  • Hs mantenido contacto estrecho con personas con cuadros respiratorios agudos.

Dependiendo de las respuestas de los pacientes, se procederá a actuar de determinada forma. Si el paciente responde de manera afirmativa a cualquiera de las preguntas, se debe realizar una advertencia y una posible remisión al servicio de emergencia, en caso contrario, lo más recomendable es demorar los tratamientos.

¿Cuáles son las formas de controlar el posible contagio del virus en las clínicas dentales?

Se debe seguir a cabalidad las siguientes medidas implementadas universalmente:

Correcta higiene de las manos

Unas de las medidas preventivas fundamentales es el correcto lavado de las manos, ya que se ha demostrado que es una de las formas de contagio con el virus, pues así puede pasar fácilmente a las mucosas.

Es importante utilizar abundante agua y jabón, al mismo tiempo que lavar las manos por completo, prestando especial atención a la zona que se encuentra entre los dedos.

Al trabajar con un paciente es importante llevar a cabo este proceso y además complementarlo con productos que estén elaborados a base hidro-alcohólica.

Protección de barrera

Resulta fundamental utilizar todos los medios de protección de barrera disponibles: Guantes, mascarillas, gafas protectoras y la ropa de trabajo. Las mascarillas deben ser constantemente cambiadas ya que su vida útil no resulta muy larga, sobre todo si se han expuesto a salpicaduras.

Dique de goma

Aunque generalmente es recomendable utilizarlo, con el brote de la epidemia es indispensable. Utilizarlo puede disminuir hasta en un 70% la carga viral que se encuentra en los aerosoles generados durante los procedimientos dentales.

Limpieza

En los trabajos odontológicos, las superficies suelen contaminarse frecuentemente. Hay que realizar una correcta limpieza de toda la zona de trabajo antes y después de brindar atención a cada uno de los pacientes.

Retirar revistas

En países como Italia, se ha tomado la medida de retirar las revistas de las salas de espera, esto con el fin de evitar contagios por tener contacto directo con personas que pudiesen tener el virus.

CONTACTANOS