Competencia entre las clínicas dentales

competencia-clinicas

Competencia entre las clínicas dentales

La competencia entre las clínicas dentales es un hecho. Actualmente hay casi 35.000 dentistas en nuestro país, uno por cada 1.400 habitantes; es decir, más del doble de la media de los países de la Unión Europea, cuando la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es que haya uno por cada 3.500 ciudadanos. Si la situación no cambia, para el año 2020 llegaríamos a contar con más de 40.000 dentistas. Todo esto está provocando, un empeoramiento del paro y la precarización laboral”. Esta evolución va en detrimento de la calidad del servicio, propicia una desmedida competencia y genera un incremento significativo del desempleo en el sector y una creciente precariedad laboral de los nuevos dentistas.

La situación es caótica. Se está desaprovechando un capital humano formado a costes muy elevados y con un  campo muy específico de actuación y difícilmente reciclable. Los motivos son múltiples pero la solución no es el criticarlos ni buscar culpables, sino cortar las causas que suscitan la competencia entre las clínicas dentales.

De mayor a menor la gestión de panorama debe ser:

  • Planificación de recursos humanos en las profesiones sanitarias, ya que la superpoblación no conduce sino al paro y a una atención sanitaria defectuosa, por ser posible el subempleo y el trabajo en condiciones no adecuadas
  • Implantación de los “números clausus” para el acceso a los estudios de Odontología, de manera que, coordinados con una adecuada política de planificación de RRHH, se gradúen aquellos nuevos odontólogos necesarios para mantener el sistema
  • Incorporación de la Odontología a la Sanidad Pública, de manera similar a las especialidades médicas, usando los recursos de las clínicas no mercantiles y extendiendo así de manera real la asistencia bucodental a toda la población.
  • Aplicación de un código de publicidad sanitaria, visada por los colegios profesionales, con el fin de volver a la naturaleza de asistencia sanitaria de la Odontología y no al actual concepto de bien de consumo.
  • Formación continua obligatoria para todos los odontólogos, subvencionada por la Organización colegial, dentro de su horario de trabajo, pagada por la empresa y necesaria para mantener el ejercicio profesional.
  • Creación de las especialidades odontológicas, para asegurar los conocimientos especializados, facilitar el acceso de la población a especialistas y favorecer el desarrollo profesional de los dentistas.
  • Adaptación de “pasarelas” para otras titulaciones sanitarias desde la Odontología: acceso a Medicina, Farmacia, Enfermería, Ingeniería Biomédica…
  • Regular la propiedad de las clínicas dentales, haciendo que el Odontólogo sea propietario obligatorio en un porcentaje de la clínica dental, de manera parecida a las oficinas de farmacia.
  • Hacer que el director de la clínica dental tenga que ser obligatoriamente un odontólogo, ya que esos puestos están en un gran porcentaje siendo ejercidos por personas totalmente ajenas a formación sanitaria, cuando no por personas sin formación alguna.
  • Regular la responsabilidad civil, evitando que en las grandes policlínicas comerciales el peso de la R.C. recaiga de manera primordial sobre el odontólogo, teniendo la clínica sólo una R.C. subsidiaria
  • Establecer un programa de certificaciones, independiente y no excluyente del programa de especialistas, que capacite al odontólogo para la realización de determinadas técnicas y tratamientos.
  • Supeditar la colegiación a la realización de un examen, nacional, que permita el acceso al ejercicio de la profesión de odontólogo.

Pedro Morchón Camino

Director de Enfoque dental

Coach certificado por Asociación española de coaching ejecutivo (AECOP) y la Asociación española de programación neurolingüística (AEPNL)

Teléfono: 671038509 / Email: info@enfoquedental.com

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn